lunes, 28 de marzo de 2011

Ruiseñor y Golondrina



Quiero compartir con vosotros este poema. Lo hice para aliviar y comprender la marcha hacia el otro mundo de mi abuelo. Homenaje a Andalucia. Un canto de amor a los abuelos. El ruiseñor es el abuelo Manuel y la Golondrina la abuela Dolores. Con este poema, al compartirlo en tus ojos, los siento cerca y es mi manera de decirles. Gracias por haber vivido.
Espero que este poema te haga tanto bien leerlo, como a mi me ha hecho escribirlo. Ojalá desde el cielo, todos nuestros seres queridos sonrían y se abracen. Ojalá los corazones dejen atras el invierno y florezcan.

Ahora me encuentro tranquilo y fuerte. Preparado para la primavera que viene.




Golondrina quería saber
cual era del sol la cama,
decidió seguir su estela
viajera de rama en rama.

- ¿Dónde te acuestas divino?
quiero dormirme contigo.
El sol callaba y huía.
- ¿Duermes en la mar galana?
- Eso nunca, golondrina,
con la mar me desangraba.

- Di, ¿reposas en el trigo
pan que suda  el jornalero,
en los chopos del camino
o en el olivo del bracero?
- Eso nunca, golondrina,
perlo las frentes con fuego.

- ¿ Eres agua de luz;  manas
rayos de una fuente clara
- Nada de eso,  te equivocas,
dejo  sin fragancia las rosas .

- ¿Descansas entre las ascuas
que del  herrero nacen  brillo?
- Otra vez  dices mentira,
mi fragua rompe el martillo.

- ¿Acaso descansas en juncos?
Quiero abrazarte allí.
- No puede ser soñadora,
si te abrazo has de morir.

- Sol orgulloso y altivo
sé donde tienes el lecho
en el molino que muele
¿acaso dentro de mi pecho?
- No estoy en tu corazón,
de tu vuelo me aprovecho,
baño tus alas de dolor
y agoto tus sentimientos.
¡Nadie puede sujetar al sol
y  menos un pájaro mugriento!

La golondrina cansada
pensó errado su camino.
Seguir al astro rey es pesado
y nadie puede saber con tino
en donde se recoge nocturno
el  campanillero rayino.
 
Vió de pronto a un ruiseñor
levantarse de la nieve
y cantar como un ángel
al que ni los cielos quieren.

Sé enamoró de su trino
y respiró soñadora,
el sol vivía en aquel canto.
¡Que belleza más abrasadora!

Se miraron. Se besaron.
Golondrina y Ruiseñor,
y desde entonces fueron uno…
fuego, luz y floración.

Nacerán nuevos colores
de los dolores guías
y abrirá el día resplandores
de las viejas agonías.
Golondrina que buscas
la cama que al sol descansa
escúchame  y  comprende.
Duerme dentro del ruiseñor
lo que a  la primavera salva
y es por tu danza, golondrina,
solamente por ella, solo por ti,
que el sol camina.

Un ruiseñor la lloraba,
Primavera se moría,
le preguntaba humilde:
- ¿Cuál canción te salvaría?
Quiero cantarte hermosa
nota honda de alegría
y que al oírme rubores
pintes  de  flores  Andalucía.

Cantó con voz del arroyo
¿Te ánima el agua fina?
-  No me libra pajarillo,
no toda es cristalina.

Nota honda dio de viento
¡Ároma de nardo, poesía!
- No me vale Ruiseñor,
tormenta enturbia  tu brisa.

Cantó luz de las estrellas,
chipas  de la sombra fría.
- Eso es poca cosa, calla,
la noche está vacía.

No te mueras primavera
que tengo tonada lisa
una pasión de alta luna,
un beso de  la serranía
que le dio el labrador
a la tierna campesina .
- El amor de los humanos
no  me alarga la vida.

Ya no supo que más dar,
gastó trinos y bulerías
y una ventisca helada
fue a  tapar su lozanía.

En el hielo tiritaba
pico sin canciones desistía.
Su aliento recordaba
romero, retama y lila,
un ciruelo, un manzano
y un jardín de fantasía.

Antes de abandonarse
aguantando en su rincón,
a la florida primavera
de su anhelo un clamor,
durante el invierno entero
le compuso  una canción.

El sol dormía en aquel canto
¡Que belleza más abrasadora!
Una pajarina enamorada
fue su dulce redentora.

Se miraron. Se besaron,
Golondrina y Ruiseñor,
Y desde entonces fueron uno…
fuego, luz y floración.

Nacerán nuevos colores
de los dolores guías
y abrirá el día resplandores
de las viejas agonías.
Golondrina que buscas
la cama que al sol descansa
escúchame  y  comprende:
- Duerme dentro del ruiseñor
lo que a la primavera salva
y es por tu danza, golondrina,
solamente por ella, solo por ti,
que el sol camina.

Posdata: Siento que es un poema sanador. Por eso lo mando. Para que guíe los corazones de la gente a la que quiero.



                                      Abrazos grandes.

                                            Manuel

1 comentario: