sábado, 3 de julio de 2010

TRANSFORMACION


Hace algunos años que mi vida se está transformando de una forma radical, rápida y sin que pueda ejercer ningún control (si lo intento, este proceso se vuelve doloroso). Desde que  solicité mis alas, este proceso se aceleró de una forma impresionante.
Primero ha sido el aislamiento. Cambios en las relaciones, personas, amigos, familia, que se alejan de mi vida. Necesidad de estar en soledad, de no adquirir compromisos, de no tener que esforzarme en mantener conversaciones, de no tener que hacer más de lo estrictamente necesario…

Después el “caos”, los altibajos emocionales, la sensación de no estar en ninguna parte y estar en varias a la vez, la confusión porque todas las viejas creencias se desmoronan y hay que registrar creencias nuevas, el cambio en la escala de valores, en la forma de pensamiento, en la percepción de lo que hay alrededor y de lo que hay dentro….
Después al cansancio, la paciente espera, la confianza y la serenidad que de vez en cuando es alterada por la racional curiosidad de ¿qué porras está pasando?… y he aquí que la respuesta ha llegado.

¿Qué hace una oruga cuando le llega el momento de la metamorfosis?, primero se aísla, busca un lugar discreto donde pasar desapercibida, se cubre de una sustancia queratinosa o de una fuerte malla de hilos que la protejan durante el proceso. Entonces comienza el cambio interior. Toda su estructura física se deshace para reestructurarse con la forma de la nueva apariencia. También se deshacen su estructura mental y sus creencias. Deja de arrastrar su cuerpo para posarse en ramas y flores, y volar, volar…; sus mandíbulas desaparecen pues ya no masticará su alimento, a partir de su transformación libará los más exquisitos néctares;  pasa de camuflarse entre las hojas por miedo a los depredadores, a extender sus alas con su manifiesta belleza, gracia y poder; ve las cosas desde el cielo en vez de verlas desde la tierra, su entorno ya no será el de las orugas ahora será el de las mariposas… Todas las perspectivas cambian, todas  las creencias cambian, todos los pensamientos cambian, todos los actos, cotidianos o no, cambian…

Es la metAMORfosis. Eso es la que está pasando, estoy en plena metAMORfosis, están cambiando todas mis estructuras físicas y energéticas  porque  pronto tendré mis espléndidas, fuertes, maravillosas, ligeras, extraordinarias, enérgicas, sorprendentes, gráciles, portentosas, gloriosas, briosas y amorosas ALAS.

Lunes, 14 de junio de 2010, eran entre las once y media y las doce de la noche. Empezó como siempre, de repente, una intensa vibración dentro de mi cuerpo (como la que se siente cuando estás en la parte trasera de un autobús y el motor está en “relanti”) que abarca desde el sacro hasta el chacra corona, y que no puedo controlar. Ya sé lo que tengo que hacer cuando sucede. Me acuesto, me relajo y mantengo mi mente en blanco. Entonces empieza la fiesta. Sobre la pantalla negra, colores, todos los colores del arcoíris. Empiezan a desfilar hacia mí en forma de rayos, chispas, ráfagas o burbujas que estallan delante de mi frente. Después de un tiempo se instalan en la pantalla de mi mente uno o dos de ellos (suelen ser el malva o el rosa) que vienen desde lo más profundo del espacio hacia mí de forma constante, como si me estuviera desplazando por un túnel infinito de ese color. Y así hasta que de repente todo para, o bien me duermo. 

Esta noche hubo una pequeña variación en el desfile final. Los colores no venían hacia mí, estaban a mí alrededor, ondeaban y me mecían como si fueran olas, me rodeaban y sentía que me abrazaban, ¡era tan hermoso!
Sabía que algo pasaba con mis Alas porque he tenido esta experiencia (en la tercera fui consciente de ello) cada vez que ocurría algo en relación con ellas (pedirlas, entrevistas con Carmenmalvi, diseño, cortarlas, etc.). Así que en cuanto pude, la llamé para satisfacer mi curiosidad y comentarle lo sucedido.

¡Qué maravilla! Mis ALAS ya están acabadas y me van a ser entregadas. Y lo más maravilloso aún, a las 11:31, justo cuando empezó lo que llamo la fiesta, Carmenmalvi me enviaba un mail comunicándomelo.

Para mí, esta experiencia significa: Sincronicidad, Conexión, Unidad, Amor, Luz, Milagro, Vida, Creación, Infinitud, Fe, Disfrute, Felicidad, Alegría, Realidad…

TODOS somos UNO.

GRACIAS CARMENMALVI, CREIBLE Y MARAVILLOSA CREADORA DE ALAS.
GRACIAS, TODOS.


Oli Ramos

No hay comentarios:

Publicar un comentario