lunes, 11 de enero de 2010

UNIDA POR MARIPOSAS


Cuando mi padre me decía de niña “te voy a cortar las alas” nunca imaginé que eso estaba ocurriendo de veras, y seguro que él tampoco sabía de las consecuencias de aquella acción. Ahora de adulta creo que puedo estar preparada para volver a crear unas nuevas alas que me permitan reiniciar un nuevo vuelo.

Trabajo con imágenes y sobre ellas pongo luz, es un trabajo similar al que realizas tú, hacedora de alas. Tu trabajo es precioso y por ello te pido me ayudes en este proceso, que trae muchas veces dolor, te pido me ayudes construyendo para mí unas alas, las alas que broten desde tu sabiduría y conexión en el amor y la luz.

Mientras tanto una amiga me da masajes en los homoplatos que parece que estén despertando a la vida, aflorando dolores acumulados probablemente desde muy antigüo. Me abro a esos dolores y en amor los dejo ir, feliz de saber que al escucharlos se van disolviendo, en la comprensión de que todo ha tenido su sentido en su momento.

Y así queda espacio, el nuevo espacio que voy creando para que mis preciosas alas puedan volver a volar.

Te envío una foto de este momento, de como siento que ocurre lo que ya está ocurriendo, más allá de lo que yo haga o deje de hacer.

Con amor, muchas gracias hacedora de alas

loreto.webcindario.com

VIVIR EN PRESENTE


Queridos SERES ALADOS:

De nuevo me comunico con vosotros desde el corazón de Almeida.
Hay millones de milagros que ocurren cada día, y que nuestra velocidad de vida no nos permite percibir.

Vivimos como respiramos, dice el Rebirthing, es decir deprisa, con susto, con miedo, con superficialidad…

Todos esos millones de milagros están ahí para nosotros, para nuestro asombro y para nuestro gozo.

Si conseguimos vivir en el presente, nuestra calidad e intensidad de vida nos permitirán darnos cuenta de lo afortunados que somos.
Desde que vi por primera vez la película “El Guerrero pacífico”, cada vez más a menudo me hago las tres preguntas mágicas:

- Dónde estás? AQUÍ
- Qué hora es? AHORA
- Qué eres? ESTE MOMENTO

Todo cambia si cambia nuestra percepción, y creedme, merece la pena!!
La calidad de vida, tan hablada aquí y allá, desde mi punto de vista, es algo tan simple y tan complejo a la vez como eso: VIVIR EN PRESENTE. Por definición, no existe estrés si conseguimos ese estado, pues cualquier situación vivida con la máxima concentración y atención no crea ansiedad. Sería como ser capaces de vivir como lo hacen los niños: ensimismados en su juego de forma absoluta. Si no proyecto al futuro ni me voy al pasado, no hay ansiedad.

Dejemos a la mente por tanto que se ocupe de otras tareas más elevadas del ser humano y no proyecte sin necesidad. Pongámonos, en fin, nuestras ALAS PARA VIVIR, y hagamos de nuestro paso por este planeta un camino de auténtico gozo, verdadera paz y mucha imaginación en el “vuelo”.

Un abrazo alado
Mar Llamas del Agua